La conjunción VENUS-JUNO, dos arquetipos de lo femenino.

 

5261cf491e2b607570b74026ff197dae Por los últimos diez días hemos estado viviendo una conjunción Venus-Juno, las únicas dos “esposas” del Olimpo, y la conjunción Marte-Lilith, esta última exacta el día de los bombardeos en San Bernardino, California.

Venus, en nuestra consciencia es un planeta de nuestro sistema solar, y Diosa de la Seducción, la Belleza,  el Amor, el Placer, casada con Hefesto , por orden de los Dioses, pero enamorada de Ares, ambos hijos de Hera/Juno, pero no de Zeus.

El arquetipos de la Venus en la psiquis de una mujer representa su habilidad de seducir al macho, y volverle loco de amor y pasión. Su belleza es tal, que el hombre lo encuentra absolutamente irresistible. El poder de la Venus, no se reduce a la belleza física, sino a todo lo que emana de lo femenino, que enamora al hombre.

Juno (nombre romano/Hera (nombre griego), es un asteroide descubierto por Karl Ludwig Harding on the 1st of September 1804.

Los asteroides o planetas menores, no son menores en su expresión, los asteroides están en su mayoría ubicados entre Marte y Júpiter,, como si se encontrasen en el umbral de la experiencia humana, “antes” de salir del barrio.

Los asteroides funcionan como un transformador entre la experiencia de los planetas personales y los colectivos. El emerger de estos asteroides considerados, planetas al ser descubiertos, marcó el principio de un estado de consciencia que marcó un salto cuántico, especialmente en la expresion y comprensión de lo femenino, ya que los cuatro primeros descubiertos y nombrados corresponden a 4 diosas mayores del Olimpo.

Como hemos visto con Pallas, que al principio de los 1800 cuando estos asteroides se descubrieron, marcó el principio del emerger en la consciencia humana de la literatura femenina, como lo representaron las hermanas Bronte (Cumbres Borrascosas y Jane Eyre), Jane Austen y Jean-Marie Leprince de Beaumont (Beauty and the Beast) Joanna Southcott, Johanna Spyri (Heidi), Harriet Beecher Stowe (Uncle’s Tom cabin) Frances Hodgson Burnett (El jardin secreto), etc.

Hasta entonces, la Luna se había considerado (el ciclo de la luna creciente y menguante) como el simbolo de evolución de lo femenino, pero estos asteroides vinieron a rellenar el vaso de otros arquetipos más detallados, mas especificos de la experiencia de lo femenino, tanto en el hombre como en la mujer.

En su influencia física, los asteroides corresponden  con la activación de nuevas células del cerebro y centros nerviosos que nos permiten crecer y transformar. En su aspecto psicológico nos describen potenciales que han estado dormido y son evocados por estos arquetipos, por las historias de las diosas y dioses de los nombres que se les han atribuido. Por último, en su aspecto espiritual, nos proveen de un camino hacia una consciencia que nos permite evolucionar de lo personal a lo colectivo. nos ayudan a tomar consciencia de esa ilusión de dualidad con que la mayoría de nosotros ve el mundo.

Como todos los arquetipos y símbolos que usamos en Astrologia, los arquetipos de estos asteroides funciona en muchos niveles, dependiendo del grado de evolución del individuo. En definitiva, astronómicamente, el uso de estos símbolos funcionan como un “fine tuning” y agregan profundidad a la comprension de la carta astral.

El problema radica, a menudo,  en que insistimos en usar estos símbolos como algo “literal” y los arquetipos son simplemente ideas, imágenes que nos sirven para evocar nuevos horizontes de consciencia, que nos ayuden en nuestro comino hacia la evolución de nuestra psiquis.

Afrodita y Juno las únicas esposas del olimpo.

Afrodita juega con los hermanos, ya que es esposa de Hefesto (el deforme) pero se acuesta con Ares (el bello y fuerte), con quien tiene sus hijos más importantes: Harmonía, . Adrestia, Eros y Anteros .

Juno por el contrario se convierte en esposa y consorte del dios de los dioses, su hermano y su hijo, en algunas versiones y su intención y misión es mantenerse, como tal, completamente fiel, tal es así que ella y Zeus nunca tienen hijos juntos.

Su nombre griego (Hera) significa la tierra y también “lady”, que es la forma femenina de héroe.

Los romanos decían que cada hombre posee su poder reproductivo llamado “Geio” y cada mujer posee su “Juno” o  poder de concevir y tener hijos. Sin embargo ella se convierte en la diosa del casamiento y preside en todos los ritos de los casamientos sea cual fuere la cultura. Despues de haber sido vomitada por Saturno, la criaron Thetis y Oceanus, ambos dioses del mar, por tanto los Dioses que simbolizan el poder de las emociones. Zeus se enamoró de su hermana y se dice que la sedujo, convirtiéndose en un pájaro cuco, y provocó una tormenta y entonces calló todo mojado y moribundo en la falda de su hermana. Ella sintió pena y lo cuidó y él entonces se manifesto en su forma real y la violo. Por tanto ella entonces sintiéndose avergonzada se casó con él, por culpa y obligación. (Todavía esto describe el destino de muchas mujeres)

Al principio hubo mucha sensualidad entre ellos pero pronto pasó y la historia de este matrimonio es de luchas de poder entre ellos, él siempre infiel y ella completamente fiel y devota a su marido. Ella cada tanto se retiraba y desaparecía para reestructurarse y recuperar su virginidad y así poder volver a seducir a su marido. Siempre se negó a engañar a su marido, y su juego de poder era el que su reputación era intachable, por tanto era siempre él el infiel y traicionero.

Ella tuvo a Ares cuando tocó la flor de mayo, que se la había regalado la diosa Flora, luego tuvo a Hefesto, en un ataque de ira, por tanto el nació feo, deforme y cojo. Ella al verle, se avergonzó y lo echó del Olimpo.  Luego Zeus tuvo a Hércules, cuyo nombre significa la “Gloria de Hera”, pero curiosamente, no con ella. Algunas historias dicen que Zeus, a la noche esperaba que ella se durmiese y le colgaba el bebé en su pecho para que lo amamante sin que ella se dé cuenta. Un día ella se despiertó y se lo quitó del pecho y la leche que se desparramó creo la Vía Láctea. Aunque ella le odiaba, luego llegan a respetarse, tanto, que ella lo casa con su hija Hebe. Ella cada tanto se retiraba, a diferente santuarios, cuando no podía con sus infidelidades, pero siempre volvía. una vez se negó avolver y el anunció el casamiento con una princesa local y así logró convencerla para volver.

Juno representa el deseo femenino de union total con el hombre, física, psicológica y espiritualmente, por tanto representa los complejos y sufrimiento que emergen a raíz de no poder conseguir esta union. Representa el deseo de hombres y mujeres de tener una relación estable y larga, donde reina la pasión y el compañerismo. casados o no casados, heterosexual u homosexual, ya que esas son diferencias humanas que no afectan el arquetipo de la Diosa.

Ella emerge del simbolismo de la Luna y Venus, pero enriquece el significado de ellas, en el sentido que Venus es el primer paso hacia relación, la seducción y la sexualidad y la Luna habla de la experiencia de lo femenino tanto en el hombre como en la mujer, pero Juno, es “la esposa”, ella describe el funcionamiento de la pareja, por eso se la considera la regente de Libra y Escorpio.

En su aspecto más Escorpio, Juno nos confronta con las patologías que emergen de la relacion debido a la infidelidad: los celos, la venganza, el pelear por los bienes de la pareja, infidelidad, manipulacion, juegos de poder sexuales: “hoy me duele la cabeza”. engaño y abandono. La ira que se expresa hacia la persona con quien la pareja nos engaña. También el sacrificio en la relacion – la mujer u hombre que abandonan su profesión por la pareja y luego pierden su poder interno. El miedo al abandono, miedo al engaño, miedo a la sexualidad, la proyeccion de la bisexualidad, miedo a ser devorado y absorbido por la pareja sexual, el miedo a la verdadera pareja y por tanto la variedad de relaciones superficiales, el uso de los hijos como instrumento de guerra con el esposo/a, y regalar el poder al otro – convirtiéndose  en la mujer del médico, del abogado,  del político,  o casarse con la hija del jefe. Estas son las mujeres que los hombres acusan de manipuladoras, se apoderan de las necesidades de sus maridos para poder después manejarlos . La violación dentro del matrimonio y su dificultad de ser probado en las cortes. El uso de la sexualidad para manipular, para c0nseguir convertirse en esposa, la sexualidad como elixir en la pareja.

Juno simboliza la lucha de la mujer y sus derechos dentro del matrimonio. En su aspecto Libra, ella usa su belleza para mantener a su consorte interesado en ella, lograr una unión divina que mantenga la familia unida, aunque su interés no esté en sus hijos, sino en su esposo.

Para poder “manejar” ese aspecto Juno de nuestra psiquis, tanto en el hombre como en la mujer, la respuesta está en desarrollar, su naturaleza Vesta,  y convertirse en aquella que cuida el Fuego Divino, dicho en otras palabras, mantener la energía y la vista en aquello que cada uno de nosotros ha venido a desarrollar en esta vida, aparte de nuestra historia con nuestro marido o esposa. Eso, que nos convierte en individuos y nos ayuda a realizar la tarea que hemos venido a desarrollar.

Si te encuentras atrapada/o y sobre todo si en estos últimos días has tomado consciencia de lo atrapada/o que estás, debido a los juegos de poder en la pareja, invoca a Vesta, en tu vida y ella vendrá a ayudarte. Invoca ese lado de psiquis que te impulsa a mantener el Fuego Divino ardiendo y que te llama a manifestar tu propio Destino, más allá de los confines de la pareja.

 

 

 

3 comentarios el “La conjunción VENUS-JUNO, dos arquetipos de lo femenino.

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s