LUNA NUEVA EN CÁNCER 23-24 de Junio

Aquí llega la Luna Nueva en Cáncer del año y con ella un momento de grandes sensibilidades y festejos en muchas partes del mundo. Se forma exacta unos días después del Solsticio de Verano-Invierno, dependiendo en qué hemisferio vives y coincidiendo con las celebraciones de San Juan en España. Como todas las lunaciones, ésta no es igual a ninguna otra y viene acompañada de sus diferentes y únicos aspectos planetarios que la distinguen de las demás. Siendo una Luna Nueva, el Sol y la Luna se encuentran en el mismo grado del mismo signo, en este caso: 02º Cáncer 47′. Un verdadero impulso a comenzar una nueva historia, una renovada faceta de nuestra vida. Es el final del Otoño-Primavera, para dar comienzo al Verano (en el Hemisferio Norte) y el Invierno (en el Hemisferio Sur).

El signo de Cáncer nos habla de la Gran Madre, la Pachamama, la Gran Diosa, la Luna, el origen de la vida, la que da y sostiene la vida. Es el primer signo de Agua, y nos conecta con nuestras emociones, con nuestros sentimientos, con la necesidad de encontrar ese lugar donde sentirnos seguros y contenidos. Ese lugar donde la creación es posible. Cuando hablamos de comienzos también hablamos de finales. Algo finaliza para que algo pueda nacer. El nacimiento termina con el embarazo, estado sagrado y privado, para que esa extraordinaria creación que es el ser humano, tenga la oportunidad de emerger a la vida. Siendo Cáncer un signo Cardinal, algo nos impulsa a la acción, a la renovación, a crear algo nuevo, a concluir una situación que ya no se sostiene, por más que nosotros deseemos que así sea. Esta lunación se forma cuando Mercurio y Marte también se encuentran en el signo de Cáncer, por tanto el impulso original de la lunación se sentirá aún más fuerte. Algo nos dice, no importa la edad que tengas. “Ahora o nunca”-

Además de cuatro planetas en signo de Cáncer, Marte se encuentra en directa oposición a Juno, el asteroide que nos conecta con las relaciones personales, que se acerca a pasos agigantados a Plutón en Capricornio, y estos tres (Marte-Juno-Plutón) forman cuadraturas a Júpiter en Libra, formando así una T-cuadrada, y esto nos impulsa a imponer nuestra voluntad y nuestros sentimientos dentro de la pareja, en vez de llegar al compromiso sin quejarnos, sin dar expresión a los pedidos del alma. Ahora más que nunca nos damos cuenta la importancia de sentirnos apoyados, queridos, dentro de la relación y si no es así, debemos tomar acción y al menos expresarlo de la forma menos agresiva posible, aunque esto puede ser más complicado de lo que nos gustaría.

Marte forma un trígono (120º) a Neptuno y estos dos planetas no son los mejores amigos. Los astrólogos más tradicionales describen esta combinación como “debilidad”, tendencia a las adicciones,  a cortar camino, eligiendo rutas menos convencionales y no muy éticas para llegar a la meta. Curiosamente Marte está en caída en el signo de Cáncer, ya que para que podamos expresar nuestra voluntad y afirmarnos a nosotros mismos (Marte), debemos separarnos de esa necesidad de sentirnos protegidos y seguros (Cáncer). Un verdadero dilema. Para separarnos de madre debemos “querer” ir a algún lugar, u obtener algo, y Neptuno trae la confusión, la no claridad. Un proceso no muy fácil para estos dioses. Por tanto no estoy segura si este trígono,  por positivo que sea este aspecto, ayuda en estos momentos al dilema presentado por la T-cuadrada.

Por otro lado, Eris-URano-Pallas Athena, forman un trígono a Saturno-Folo y a Vesta. Todo en signos de Fuego. Esta combinación está mucho menos interesada en la pareja y mucho más en la expresión profesional, en el espíritu del Destino, la necesidad de alinearnos con las decisiones de las Moiras, la urgencia de realizar esa tarea que hemos venido a desarrollar en esta vida. Nos habla del hecho que no podemos dejarnos distraer por nuestras inseguridades y debemos lanzarnos a hacer realidad nuestro sueño, nuestra misión, a seguir puliendo ese diamante con el que todos hemos nacido y al que debemos expresar en la certeza que si no lo hacemos nosotros, nadie lo hará igual, ya que sólo hay uno de cada uno de nosotros. No hay dos YO. Mi diamante no es igual al de nadie más y lo que yo frustre, no sólo me lo pierdo yo, sino el mundo entero. El impulso creador de Cáncer nos habla en una voz ensordecedora  y debemos ir camino a Leo, donde se encuentra Vesta y el Nodo Lunar. El temor a perder nuestro sentido de seguridad al dar rienda suelta al YO, es el trabajo de Cáncer, pero el poder de la necesidad creativa es más potente que todo lo demás.

La otra T-cuadrada de esta lunación es entre Saturno-Folo en cuadratura a Quirón, lo que viene ocurriendo desde finales del año pasado, pero ahora se une Ceres, oponiendo los dos primeros. Esto habla de la herida heredada de la madre y la razón de nuestras inseguridades. Nos ayuda a concientizar esa voz interna que nos pide lealtad a la historia familiar y de la que debemos separarnos para poder dejar nacer ese que realmente hemos venido a SER. Nada de esto debe desviarnos de nuestro camino, sino simplemente hacernos consciente del equipaje que llevamos en nuestro viaje por la vida y la posibilidad de ir quitándonos peso a medida que avanzamos. Cuanto más liviana la maleta, más rápido caminaremos. Solo podemos quitarnos cosas de encima, si abrimos la maleta y miramos en su interior.

Disfruta de este impulso creador y anímate a SENTIR y SER.

Anuncios

4 comentarios el “LUNA NUEVA EN CÁNCER 23-24 de Junio

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s