JUPITER EN PISCIS 2021-2022

JÚPITER, el gran gigante de gas de nuestro sistema solar, en el cual se presume que casi 1300 Tierras serían contenidas, es decir, inimaginablemente grande, tiene su significado arquetípico de acuerdo a su tamaño. Júpiter (para los romanos), era Zeus (para lo griegos), Dios máximo del Olimpo, con su correspondiente importancia en nuestra psique. Hablar de Júpiter sin Saturno sería imposible, ya que juntos forman el contexto social en el que nos movemos, y en el que hemos nacido. Júpiter complementa a Saturno y viceversa. Uno sin el otro sería terrorífico y afortunadamente caminan de la mano, la mayor parte del tiempo.

Como dice Dane Rudhyar: «Júpiter, el Sumo Sacerdote de la religión tribal actúa dentro de la estructura establecida por Saturno el Gran Antepasado, líder y conquistador de la tierra sagrada tribal»…..»»Júpiter es el poder beneficioso de la expansión sólo si está balanceado por la continua inhibición de la Ley Saturnina».

Cada conjunción de estos dos planetas, algo que ocurre cada 20 años, un nuevo impulso nace en la consciencia y comprendemos que debemos realizar un función social (Jupiter), que necesita de una estructura (Saturno) y plan. Acabamos de vivir una conjunción de estos dos planetas para el solsticio de Diciembre 2020, iniciando así 3 ciclos: uno de 20 años: hasta la próxima conjunción de estos dos planetas; uno de 200 años: cuando estas conjunciones dejen de formarse en el mismo elemento y uno de 800 años: cuando el ciclo completo alrededor del zodíaco se concluya.

Tanto a nivel mundial como personal, comenzamos una nueva época, una nueva dimensión de consciencia, que todos debemos reconocer. Después de 200 años de conjunciones en signos de Tierra con la excepción de 1981 cuando se juntaran en Libra, iniciamos un periodo de 200 años en signos de Aire con una sola excepción en el año 2159, cuando ocurrirá en Escorpio. DE acuerdo a los astrólogos de la antigüedad, el ciclo de 20 años significaba cambio de gobierno, como hemos visto esta vez en varios países del mundo y sobre todo en las controvertidas elecciones en los Estados Unidos; el de 200 años cambio de dinastía, lo que también estamos viendo en el resurgir poderoso del Asia y la decadencia del Occidente. La evidencia de la necesidad de nuestras instituciones de renovarse, para estar más de acuerdo con el orden social emergente, es irrevocable e innegable. El ciclo de 200 años se asocia a un cambio de Profeta, algo que también estamos viendo, en la toma de consciencia de la realidad y necesidad de «creer», la importancia de la «fé», al mismo tiempo que tomamos consciencia del resultado de la religión en la psique humana y el conflicto que emerge de las diferentes interpretaciones de los libros sagrados. Esta conjunción Júpiter-Saturno última, inició el ciclo de 20 años que concluye en Octubre 2040, cuando se juntarán una vez más en Libra.

Por supuesto que cada vez que estos ciclos comienzan, (raramente en el mismo signo), el resto de los planetas no están en la misma posición, por tanto la situación cuando ocurren no es nunca igual. Este es el caso de la entrada de Júpiter en el signo de Piscis, que comienza el 14 de Mayo, y que continuará en este año hasta el 29 de Julio cuando vuelva a entrar en Acuario, debido a la moción retrógrada de este planeta que comienza el 21 de Junio, justo para el solsticio de Verano-Invierno. Desde el 29 de Julio hasta el 28 de Diciembre, Júpiter volverá a recorrer los últimos 8º (último decanato) de Acuario. Luego finalmente entrará en Piscis, signo en el que viajará hasta el 11 de Mayo, cuando entrará en Aries, signo por el que viajará hasta el 28 de Octubre, cuando volverá a sumergirse en Piscis para finalmente terminar el recorrido por el signo de los peces para el solsticio de Invierno-Verano en Diciembre 21, 2022. Podemos decir que durante el 2022, Júpiter viajará por el signo de Piscis, algo que también hizo en el 2010. Aún así tendremos una degustación de ello a partir del 13-14 de Marzo (dependiendo donde te encuentres en el mundo) hasta el 28 de Julio. Aunque Júpiter completa su vuelta al Sol cada 12 años, el resto de los planetas están en diferente posición, por tanto la experiencia nunca es idéntica, aunque active cada vez, la misma parte de tu carta natal. Esta vez, por única vez en la existencia de todos los que estamos vivos hoy, Júpiter, regente de Piscis, formará una conjunción a Neptuno el otro regente de Piscis en el signo de Piscis. Esto es algo que nadie ha vivido o volverá a vivir jamás, por que todavía la vida humana no es de 165 años, que es lo que le toma a Neptuno retornar a su propio signo, como lo estamos viviendo ahora.

LAs últimas veces que Júpiter transitaba Piscis:

1962 – con Saturno en Acuario cuadratura a Neptuno en Escorpio – Plutón en Virgo

1974 – Con Urano en Libra cuadratura a Neptuno en Sagitario – Plutón en Libra

1986 – Júpiter en cuadratura a Saturno en Sagitario – Neptuno en Capricornio – Plutón en Escorpio

1998 – con Urano y Neptuno en Acuario – Plutón en Sagitario

2010 – con Urano en Piscis en mutual recepción a Neptuno en Acuario – Plutón en Capricornio

2022 – en conjunción a Neptuno (Abril, por primera y única vez en la la vida de los que estamos vivos hoy) – con Plutón en los últimos grados de Capricornio y con la cuadratura Saturno (en Acuario) – Urano (en Tauro) todavía resonando.

La última conjunción Júpiter-Neptuno en Piscis fue en 1856.

Podemos asumir que es un momento único en nuestra historia, con sus características y consecuencias particulares. Los dos regentes del signo Piscis formando una conjunción en su propio signo. Hasta Septiembre del 1846, cuando se descubre Neptuno, el regente de este signo era Júpiter, compartiendo la regencia con el signo de Sagitario. Los astrólogos no pensamos igual respecto de estas regencias, hay aquellos que siguen considerando a Júpiter como «verdadero» regente de Piscis y para los más contemporáneos, Neptuno es el indiscutible regente de este signo de los dos peces nadando en opuesta dirección. Aprovechando el simbolismo de ello, podemos argumentar que hay un pez jupiteriano y el otro neptuniano.

Miremos el relato de Júpiter, de acuerdo con Dane Rudhyar: «Júpiter re-vitaliza la búsqueda del Grial, o esa otra búsqueda, más terrenal, de oro y riquezas que abre al individuo todos los caminos y todos los mares, lo que lo hace «absorber» o «perderse» en la inmensidad de un todo social y planetario cada vez mayor. Por lo tanto, él es el poder expansivo de la riqueza, de la fortuna y que con demasiada frecuencia hace que el hombre llegue con codicia más allá de su capacidad de asimilación y/o digestión». DE Neptuno dice: ..»El reino de Neptuno, es el reino del éxtasis y la revelación mística, el reino del glamour y los fantasmas engañosos, el reino de la alucinación y la intoxicación, el reino del mar astral, pérfido en sus aguas poco profundas, sublime donde las grandes profundidades equilibran la superficie iridiscente. Es el reino del colectivo, donde el individuo se pierde en nirvanas falaces o recibe la Túnica de la Gloria, el Manto de Cristo, de la que todos los místicos han hablado. El reino de la disolución y el caos, o el reino de la síntesis y la conciencia trascendente en la que se mira el rostro de Dios…»

Júpiter funciona en una forma más racional y con ideales de expansión social, donde siempre va de la mano del mandato saturnino. Neptuno disuelve todo ello, y nos lleva al encuentro de aquello que llamamos dioses, diosas o ancestros, para los más terrenales. Ambos aspectos describen a Piscis, pero la experiencia del dolor universal que vive Piscis en su propia piel, es más neptuniano que de Júpiter. Esta pandemia que ocurre en el medio del tránsito de Neptuno en su propio signo, por única vez en la vida de los que estamos vivos hoy, nos confirma el reino de Neptuno, ya que hemos podido ver la muerte y el sufrimiento a nivel global, sin diferencia de naciones, raza, posición social, género. El virus nos afecta a todos los humanos, sin los envoltorios saturninos de posición social, cuenta bancaria o preferencias sexuales. Neptuno en Piscis nos ha recordado sin envoltorios que la mayoría de la gente forman parte del 99% y los ricos, gobiernos y corporaciones que tienen toda la riqueza del mundo son el 1%.

La pregunta que emerge de ello es sin duda: «es posible que el 99% no tenga poder alguno en contra del 1%?» La respuesta a esta pregunta no es simple, pero sí nos envía un mensaje no tan complicado: si el 1% nos maneja y controla, entonces debemos pensar duro para comprender que es lo que el 99% está o no, haciendo. La toma de consciencia es sin duda el primer paso, para hacernos cargo de esta realidad. La victimación, el desempoderamiento ante el colectivo son temas Piscis y si bien es cierto que no hay nada que yo pueda hacer respecto de mis antepasados y el karma con el que he nacido, sí es verdad que con consciencia y trabajo personal puedo individuarme y se menos esclava o víctima de aquello que he heredado. Estos momentos acuarianos que hemos comenzado a transitar, nos ayudarán o mejor dicho facilitarán la tarea, pero para ello debemos correr a la misma velocidad que los tiempos y no quedarnos en los estados de consciencia que el kairos nos pide transcender.

La conjunción Júpiter-Neptuno en Piscis, que es una combinación profundamente mística y que habla de amor universal, que se forma en Abril 2022, pero hacia la que vamos transitando durante todo este año, nos ofrece la oportunidad de despertar a las necesidades colectivas del mundo y por ende de nosotros, los que lo habitamos. La mentalidad de funcionar como naciones separadas y aisladas no podrán luchar contra este mandato divino de unión, de compasión por los humanos y nuestras luchas actuales, como el cambio climático, la importancia de hacer algo al respecto y sobre todo, una visión más profunda, más allá de Saturno, que nos habla de la estimulación y enriquecimiento espiritual de nuestros jóvenes. En el mundo Piscis, de ambos Júpiter y Neptuno, las barreras fronterizas se disuelven, nos guste o no. La expansión de Júpiter nos lleva a cruzar fronteras y enriquecernos de otras culturas, otras gastronomías, otras gentes, y Neptuno nos recuerda que a nivel espiritual todos somos UNO. Los valores morales y éticos que nos marca Júpiter, de integridad, honestidad, compasión, son universales.

Cada vez más, la gente trabaja en casa virtualmente con el mundo entero, en mis talleres y tertulias astrológicas, participan hombres y mujeres de diversas partes del globo, y allí nos encontramos para compartir nuestras experiencias humanas, que no parecen ser diferentes por encontrarnos en diferentes países. Los problemas vinculares que sufrimos hoy, son compartidos por todo el mundo, salvo algunas pequeñas variantes culturales. Aún así el enamorarse es igual de mágico vivas donde vivas, el dolor, el hambre, la alegría, son experiencias humanas que compartimos con todos los humanos, sin diferencias sociales, raciales, o financieras, ni siquiera religiosas. En lo que concierne a la religión, Júpiter nos ayuda, ya que expande nuestros horizontes más allá de nuestra realidad diaria, pero es Neptuno quien nos habla de un Dios, sea cual sea el nombre que le den las diferentes religiones.Eso que buscamos que transciende nuestra realidad humana, y nos habla del Edén, ese lugar al que todos aspiramos retornar, es lo divino, se llame Buda, Jesús, Mahoma, Allah.

A un nivel más terrenal lo que esta conjunción Júpiter-Neptuno nos trae y el tránsito de Júpiter por Piscis, es la toma de consciencia que aunque la crisis del Covid-19 está a la vista, gracias a la implementación efectiva de vacunas a gran escala, para los que estén de acuerdo o no con ello. Pero la creciente cifra de muertos dejará atrás a millones de personas afligidas, atormentadas por el sufrimiento que la pérdida de un ser querido ha podido dejar. Se trata de una crisis de salud pública con consecuencias que pueden durar generaciones, que actualmente no disponemos de los instrumentos o recursos políticos a abordar.

Primero necesitamos tener una idea del alcance de nuestro dolor universal. Los investigadores están empezando a contar los afligidos, y aunque las estimaciones actuales sugieren que cinco millones de estadounidenses han perdido a un ser querido en Covid-19, es probable que el recuento final sea mucho mayor.

Los efectos del dolor pueden ser tan físicos como los síntomas de cualquier enfermedad. Los impactos a corto y largo plazo están bien estudiados e incluyen problemas para dormir, presión arterial más alta, depresión y ansiedad. Los estudios han encontrado que las personas que pierden a un cónyuge mueren antes que sus compañeros casados. Los niños que experimentan la pérdida de un padre pueden sufrir consecuencias duraderas, incluyendo calificaciones más bajas y fallas en la escuela, así como una mayor experimentación con drogas y alcohol.

Esta toma de consciencia de la realidad que nos ha traído esta pandemia es también parte de la experiencia Júpiter-Neptuno en Piscis.

La apertura a un tipo de vida más en contacto con los mandatos de la Naturaleza y el desarrollo de una espiritualidad más profunda que vaya más de la mano con el idealismo, el amor por la Humanidad, el misticismo y el Amor por el Arte, sin duda las mejores cualidades humanas, es quizás el llamado interno despertado por estos dos planetas en este signo, el último signo del zodíaco, que nos invita a despertar nuestra sabiduría interna que muy poco tiene que ver con títulos universitarios.

Aquellos que tengan planetas en los últimos grados de Cáncer, Virgo, Sagitario, Géminis, Escorpio y Piscis, vivirán este impulso energético, de una forma más elocuente, y seremos empujados a «re-setear», nuestra vida desde una visión más global y espiritual, que nos llevará a inimaginables dimensiones. Los nacidos en los años en que Júpiter estaba en Piscis, enumerados más arriba en este artículo, estarán viviendo además el retorno de este planeta que ocurre cada doce años. Una vez más, una oportunidad de expansión, de renovación de visión, de incorporación de algo más inclusivo y global. Para

Con Júpiter pasando el resto del 2021, a partir de Julio en Acuario y Saturno también allí, el llamado espiritual de juntarnos, de religarnos en una nueva forma de religión que nos permita recuperar la fé en el ser humano, el verdadero creador de dioses y diosas y poder transcender así nuestra humanidad de la mano de otros humanos y por el bien de la Humanidad y este maravilloso planeta que llamamos Hogar.

Para un re-encuentro con el poder curador de la sabiduría femenina, podéis visitar esta página:

https://circulosdemujeres.blogspot.com/search/label/Arquetipos%20femeninos

Y para compartir un momento musical de una músico surcoreano, él mismo con Júpiter en Piscis en su carta natal, aquí va esto:

LUNA NUEVA en Virgo – 16 y 17 de Septiembre

Ya dejamos atrás la lunación anterior, que comenzó el 18 de Agosto con la Luna Nueva en Leo y que culminó el 1 de Septiembre con la Luna Llena en Piscis. Ahora nos acercamos a un tipo de energía muy diferente con la Luna Nueva en Virgo en la mitad de Septiembre. Virgo, brilla desde el Cosmos, emanando energía desde su estrella más enfáticamente brillante: Spica, La estrella fija que tiene aires de la naturaleza de Venus y Marte. Da éxito, renombre, riquezas, una dulce disposición, amor al arte y a la ciencia, habla de acciones sin escrúpulos y de la injusticia a la inocencia. La historia de Perséfone, que es la doncella que representa la constelación de Virgo, la hija de Ceres que fue abducida por su tío Hades (Plutón) y que se convierte en la Diosa del Submundo, es el perfecto ejemplo de esta historia y del mensaje de este mito.

Este signo de la doncella con las varas de cereales en sus manos, nos describe la injusticia de la inocencia robada demasiado temprano. Kirón, el sensato centauro relacionado con Virgo, también nos relata una historia de injusticia, en manos de sus padres, en este caso particular la madre, y la lucha por levantar la cabeza y vivir positivamente a pesar de ello. El relato Virgo es realmente, sobre la habilidad de levantarse después de una caída, o después de una injusticia que a menudo es causada por las Moiras, aquellas tres hermanas que tejen, miden y cortan nuestro destino. A veces la injusticia es una enfermedad que previene el desarrollo normal del niño/a, como asma, una malformación o simplemente una mala nutrición. Describen la lucha por recuperarse, por mejorar la salud, por lograr una normalidad y buen funcionamiento del cuerpo. Una de las lecciones de Virgo es aprender a expresar el alma en la encarnación, con el cuerpo, encontrando «la forma» de hacerlo usando su cuerpo.

La pérdida de la inocencia puede también parecerse a la lucha del adulto de recuperar esa inocencia perdida para poder conectar con lo Divino. La consagración de lo divino a través del sacrificio, de la experiencia de la encarnación y su búsqueda de la perfección. En Cáncer se consagra el hogar, y el sentido de pertenencia a una tribu, una nación una familia, en Leo el Alma del mortal, se consagra a través del descubrimiento del diamante interno, de lo especial y único del alma individual, y en el sacrificio de Virgo y su descontento con la mortalidad y el estar en la materia, busca el salirse de ello, a través de purificarse, perfeccionarse para retornar a lo Divino. Vesta ayuda a Virgo a la dedicación a este proceso de purificación y perfeccionamiento ofreciendo una dedicación al Ser que se manifiesta con fuerza en este último signo del Hemisferio Sur de la carta astral, que marca el proceso interno antes de pasar a Libra donde comienza su desarrollo a través de procesos con otros, con lo social, con lo exterior. Vesta habla de la dedicación de Virgo al servicio de lo Divino y Kirón su incansable trabajo sobre si mismo que lo lleva a una vida de servicio a los demás.

Mercurio es el gran conector de todas estas partes aparentemente dislocadas de nuestra psique, que Virgo separa una y otra vez para poder ver con más claridad en el proceso de armarlo una y otra vez.

Esta Luna Nueva en Virgo forma cuadraturas exactas al ángulo de los Nodos lunares, espacio que nos habla de ese momento cuando nos detenemos a meditar sobre el camino a seguir; a recapacitar sobre lo que nos pide el momento actual consagrar, curar, madurar, completar. Vesta se retira a las profundidades del templo a servir, orar y meditar sobre su conexión con lo Divino, con aquello que habla de lo mejor en el ser humano, su naturaleza divina.

Esta Luna Nueva también se forma en una oposición a Neptuno en Piscis, que tanto habla de la situación actual, en el sentido que de alguna manera, todos somos víctimas y perpetradores de la situación en la que nos encontramos respecto del Covid-19. Pero allí estamos y ahora debemos encontrar «entre todos» una solución, no desde la crítica, sino desde el buscar y encontrar soluciones. Esto es uno de los aspectos más profundos de Virgo: encontrar la solución al problema. «Corregir» es una palabra Virgo.

También encontramos a Eris y Lilith juntas a Marte ya retrógrado en Aries, en un cuincuncio (150º) a la Luna Nueva, este es un aspecto mucho menos agradable y con grandes situaciones de crítica de la menos buena, que crean discordia entre vecinos, amigos, con el sistema, etc. Afortunadamente Mercurio se encuentra en Libra lo que puede traer la posibilidad de encontrar algún compromiso entre las partes afectadas. Se requiere mucha calma y mucha disposición al diálogo para poder sacar resultados positivos.

El 23 de Septiembre comienza el periodo pre-sombra del retrógrado de Mercurio que ocurrirá entre el 13 y el 14 de Octubre hasta el 4 de Noviembre. Comenzará en Escorpio y retornará a Libra el 28 de Octubre hasta su estacionamiento directo el 4 de Noviembre, cuando «arranca» hacia adelante otra vez, por tanto las situaciones mencionadas en el párrafo anterior pueden tener que esperar hasta mediados de Noviembre para que resuelvan. No nos olvidemos que Marte, en su retrógrado, coincidirá con el Mercurio Retrógrado entre las fechas que dura este último. Algo nos habla de que debemos Revisar nuestras acciones, nuestra forma de pensar y actuar, sobre todo en los temas que envuelven el interés de otros. se requiere mucha toma de consciencia en estos momentos, de lo contrario nos encontramos con las consecuencias menos favorecedoras de estos aspectos. Los cuatro planetas en Capricornio: Pallas, Júpiter, Saturno y Plutón nos recuerdan que vivimos en una sociedad, con sus reglas (necesarias para no vivir en Caos) y aunque las reglas también están allí para ser discutidas, cambiadas y romperse, todo debe seguir un proceso donde se tenga en cuenta el interés de la Comunidad.

Por último, la Luna Nueva en Virgo forma un muy positivo trígono a los planetas en Capricornio, mencionados anteriormente, lo que nos trae una posibilidad de encontrar una solución armónica a la situación que tengamos entre manos. Siempre podemos «corregir» errores del pasado y buscar la forma de «mejorar» nuestra vida desde lo más profundo de nuestra alma y de nuestra sabiduría, si sabemos escuchar las voces de los ancestros y por encima de todo, el mensaje de Virgo, que nos inspira a comprender que tenemos el poder de encontrar un compromiso con el Destino y redirigirlo hacia donde queremos ir.

No olvidéis de visitar mi página web: http://www.astrologiaarquetipica.com o http://www.cristinalaird.com , en el shop y participar en los tres talleres que he llamado «Yo, Tú y Nosotros» donde exploraremos el significado del Sol, la Luna y Venus en la carta astral, en tres domingos comenzando el 27 de SeptiembreLuna Nueva,.

Feliz Luna Nueva en Virgo a todas y todos!

NEPTUNO EN PISCIS- parte 1

Finalmente Neptuno entra en su propio signo, por segunda vez desde que fué descubierto el 23 de Septiembre de 1846, cuando se encontraba en los últimos grados de Acuario.

Al siguiente año, en Abril de 1847, Neptuno entraba en Piscis, signo que pasó a regir. Antes de su descubrimiento, era Jupiter que regía Piscis y aunque Jupiter y Piscis tienen puntos en común, es Neptuno que realmente parece representar a este signo de los dos peces nadando en dirección opuesta.

El 4 de Abril 2011, Neptuno entró en Piscis otra vez, por primera vez en nuestras vidas y estará en este signo hasta el 26 de Enero del 2026, o sea, una gran parte de nuestras vidas.

De lo que recordamos de Neptuno en su pasaje por los demás signos, los que estamos vivos, Neptuno estuvo en Libra en mi generación y la anterior a la mía,  nacida al final de los 40s y principio de los 50s, que fuimos la generación «hippie», que idealizó el «amor libre» y el «flower power», las películas de Fred Astaire y Gene Kelly, los grandes romances de Hollywood. Fué cuando éramos adolescentes en los años 60 que Neptuno entraba en Escorpio y realmente nos largábamos a la liberación sexual y la Guerra de Vietnam con toda su connotación psicodélica y políticamente dudosa. Durante los años 70 mientras viajaba a través de Sagitario, fué cuando todo el mundo también viajaba más y creativamente comenzaron las películas de la saga Star War y nos lanzamos al espacio en films. Se puso de moda la India como escape «espiritual» y los Gurus tomaron la palabra. La moda convirtió a las mujeres en Amazonas con las altas botas y leggins y túnicas o camisas largas parecidas a la de los Mosqueteros.

Durante la segunda parte de los 80 y los 90, Neptuno viajaba por Capricornio y la moda de las grandes hombreras y los trajes de chaqueta y corbata para mujeres, abundaban. La fantasía del capitalismo cobró aún más auge, con todo el mundo queriendo comprar su propiedad y ser CEO en alguna compañía importante. Las hipotecas las regalaban. Los padres mandaban a sus hijos a estudiar Marketing y Business Studies. Muchos de ellos hoy están sin trabajo.

Pero fué al final de los noventa y principio de los 2000 que Neptuno entraba en Acuario y con la coincidencia de Urano en Piscis, que la Internet cobró auge y las relaciones humanas se transformaron para siempre. La combinación de estos dos planetas en recepción mutua (Neptuno en el signo de Urano, y Urano en el signo regido por Neptuno) que las redes sociales comenzaron: Facebook, Messenger, etc. Los «smartphones» como Blackberry, entraron en el mercado y todos podemos comunicarnos de inmediato y sentirnos UNO a través dela tecnología. La moda nos convirtió a todos en iguales. Las grandes tiendas como Zara, Mango, etc, trajeron al mercado ropa que todos podemos comprar y se parecen mucho a las grandes marcas. Las copias de las grandes marcas se convirtieron en algo cotidiano. Todo el mundo andaba con un bolso Louis Vuiton, sólo que no eran los auténticos. China se convirtió el taller del mundo y todo era posible copiarse allí. ya no sabemos si estamos comprando la verdadera calidad o una simple copia. La típica confusión Neptuniana. Tanto las estrellas de Hollywood como los reyes y reinas pasaron a vestir con «jeans» y camisetas o a llevar un tatuaje.

Neptune es un planeta usualmente conectado con la vida espiritual, la creatividad, el romance, la fantasía, los sueños y la imaginación.Y ese es uno de los peces que lo representan. Pero siempre parece que olvidamos el otro pez, el lado conectado al Dios Dionisio, arquetipo del bebedor, adicto, tramposo, deshonesto, loco.

Individualmente cuando estamos bajo un aspecto de Neptuno, es verdad que podemos enamorarnos, pero eso no quiere decir que hemos encontrado el Amor.

Los enamoramientos Neptunianos raramente duran más que el tránsito de Neptuno, o sea 2 o 3 años.

En cambio podemos encontrarnos con alguien que nos estafa, nos roba, nos vuelve locos, con el adicto, el alcohólico. Puede ser un período de un brote psicótico, de una gran depresión, un largo período entrando y saliendo de hospitales, el cáncer, enfermedades que la medicina no tiene ni un nombre para ellas, etc.

Pero tanto Neptuno como Piscis nos conectan con la idea de que todos estamos conectados y todos somos UNO. Hoy, en su oposición a Júpiter en Leo y ahora en Virgo, nos confrontamos con la desaparición de las fronteras y el éxodo de gente de los países en guerra, lanzándose a su posible muerte con tal de llegar a la tierra que creen los refugiará, Europa. La catástrofe en Mar Mediterráneo convertido en una gran tumba, me confirma que Neptuno está en Piscis, y que somos todos no sólo los políticos que debemos implicarnos en ayudar a esta gente, pues mañana nos puede pasar a nosotros, como ya le pasó a Europa no hace muchos años que obligó a la mitad de Europa a escapar a América.

Cada vez más y gracias a la tecnología, esto se está acentuando. Es decir, hoy en día, todos nos enteramos de lo que está pasando en el resto del planeta, en todo momento. Cuando el terremoto de Japón, vimos el Tsunami en vivo, padeciendo junto a los japoneses su terrible pérdida.

Cada vez tomamos más consciencia del sufrimiento del mundo. Cada vez hay más ongs de ayuda a diferentes grupos de afectados por diferentes desgracias.

Cada vez nos involucramos más, nos guste o no. Y aunque todavía andan por allí los que piensan que reciclar es una chorrada, o una pérdida de tiempo, cada vez somos más los que lo hacemos y los que piensen que en su país no se puede recibir a esta gente desesperada por Vida y Tranquilidad, deben pensar otra vez.

Twitter ha permitido que todo el mundo tenga una voz. Todos podemos escribir lo que pensamos tanto en Twitter como en Facebook. y la Internet.

Se puede hablar por Skype, gratis!!! Bueno, casi gratis. Tenemos Whatsaap, Facebook, Twitter, etc.

Pero el verdadero sentido de igualdad viene también del hecho que si pensamos en la casa 12, de la carta astral, la que corresponde a Neptuno y a Piscis, ese portal al inconsciente colectivo, a las memorias conscientemente olvidadas, pero que existen en nuestro ADN y en nuestro inconsciente. Es allí que podemos conectar con todo lo que existió antes que nosotros y es allí donde podemos darnos cuentas que en el fondo todos somos UNO, a pesar de nuestras diferencias. Todos tenemos 1 madre y 1 padre, 4 abuelos, 8 bisabuelos 16 tatarabuelos, y 32, y 48 y 96, ttttttt…….abuelos y si seguimos hacia atrás nuestra conexión se hace más evidente.

Cada vez más nos mezclamos las diferentes razas y esto hace que nuestras memorias ancestrales se entrelacen y inter-conecten hasta el infinito, hasta llegar a aquellos comienzos en África.

Habéis visto alguna vez un mapa del ADN en el mundo? Buscar en la internet, os sorprenderá.

A través de las migraciones y los casamientos entre diferentes razas hoy en día podemos encontrar conexiones de ADN por todo el mundo y por ende, memorias celulares comunes a muchos.

Esto nos enseña que en el fondo, todos somos iguales y probablemente todos venimos del mismo lugar.

La toma de consciencia que Neptuno en Piscis propone, se aleja del ideal consumista e imperialista de las décadas pasadas. Ya no podemos ignorara más que las mujeres y los niños siguen siendo usados como esclavos sexuales, que hay millones de nosotros desempleados, sin agua potable, en absoluta pobreza, en países geográficamente ricos, como Argentina. Mujeres maltratadas y hombres desesperados porque no tienen nada que ofrecer a sus hijos y sus familias.

Neptuno en Piscis nos hará olvidar de la fantasía de las grandes fortunas hechas en un año. Todos vamos a tomar consciencia de que TODOS estamos en el mismo barco y que si no ponemos el hombro TODOS, esta fiesta puede terminarse rápido y nos podemos convertir en otro migrante a otra tierra más segura.

Todo alemán vivo hoy, tiene memorias de la matanza de 6 millones de judíos, todo español vivo hoy, tiene memorias celulares de la Guerra Civil, pues todos los abuelos y abuelas de España lo vivieron. Y así, cada país, cada ciudadano de cada país tiene memorias del dolor, la pérdida y la muerte de sus antepasados, conocidos o no.

La conexión con el dolor ancestral, la toma de consciencia que nuestras pequeñas depresiones y ansiedades están conectadas a estas memorias ancestrales, es un tema de Neptuno en Piscis. Conectar con el dolor colectivo es un tema Neptuniano.

Si nos dejamos de tomar tantas pastillas, para levantarnos, para dormir, para la ansiedad, para los nervios y conectamos con el dolor, quizá podamos comprender mejor nuestra mortalidad, nuestra vulnerabilidad, nuestras limitaciones y vivir más en paz con todo ello, en vez de vivir amenazados por ello.

El usar nuestra creatividad y nuestros talentos para el bien de la humanidad es otro de los temas de Neptuno en Piscis.

La conexión con la Fuente o con eso que llamamos Dios, es un tema humano. Neptuno en Piscis nos ayudará a encontrar el eslabón perdido. Aquel que nos hace comprender que tanto Dios como los Dioses y Dioses viven en nosotros y re-encontrarnos con ello, nos enseñará a vivir más felices y menos divididos.

Quirón en Piscis

Allí por el año 1977, precisamente el 18 de Octubre, este «planeta menor» fué descubierto por Charles Koway, entre las órbitas de Saturno y Urano. Se le llamó 95P /Chiron. Primero se lo clasificó de Asteroide y luego como Cometa. Para la Astrología se comporta como un asteroide y por supuesto de absoluta importancia.

Chiron o Quirón es el centauro más civilizado de la Mitología Griega. Fué entrenador de grandes héroes, como Hércules y Jasón.

Debido a una herida en su rodilla, por una flecha de su amigo y discípulo Hércules, envenenada con la sangre de la Hydra, un animal mitológico, representa el «curador-herido», símbolo de psicoterapeutas, quiroprácticos, curadores naturales y alternativos. Representa aquel o aquella que puede ayudar al proceso de curación de otros pero no a sí mismo.

En la carta astral Quirón por su posición en los signos y las diferentes casas nos habla de esa herida profunda y casi siempre inconsciente que nos acompaña a lo largo de la vida y que nos cuesta sanar, Por supuesto, que la comprensión de ello nos acerca a la curación. Curar el dolor con el dolor mismo, parece ser su mensaje.

Su significado es parecido al de Saturno, su padre en la Mitología Griega. Negado por su madre, quien se horrorizó al verlo, se crió con otros y solo.

Aprendió las ciencias curativas de Tetis, la Diosa del Mar, madre de Aquiles, y de Apolo a luchar y convertirse en entrenador de héroes.

El concepto de la herida que Quirón representa en nuestra carta astral, nos confronta con el hecho de que no somos invencibles, y con nuestra parte humana. Con el hecho de que la herida viene de adentro en vez de a través de experiencias dolorosas.

Esta herida ocurre muy temprano en nuestro desarrollo, por tanto tiene directa conexión con nuestra relación con Madre. Nuestra madre y la Madre arquetípica. Esto dá origen a una serie de mecanismos de defensa que nos especializamos en aplicar. Cuando decimos: «Yo de esto paso», casi seguro que es lo contrario y es un buen indicador de dónde puede generarse el sentido de la herida y nuestro más profundo dolor.

Quirón ha estado viajando por Acuario desde Febrero del 2005 y se ha pasado los últimos 2 años viajando al lado de Neptuno en los últimos grados de este signo. Tanto en las artes como en la moda hemos visto el espíritu Acuariano de «todos somos iguales» y el resurgimiento de técnicas de curación en grupos. Terapias de grupo como las Constelaciones Familiares y el Psicodrama. Nuestra conexión y amistades a través de FaceBook y otras redes sociales ha sido sin duda un símbolo de estos dos planetas transitando este signo de la Amistad y la Tecnología. Urano desde Piscis también ha influído en este proceso.

Pero Quirón acaba de entrar en Piscis y lo seguirá Neptuno en Abril. Al mismo tiempo que Urano deja Piscis para entrar en Aries.

Se inicia así una nueva etapa colectiva, como ocurre cada vez que estos planetas generacionales cambian de signo.

Este es un momento vital para nosotros y el que así no lo sienta, debe meditar un poco.

Quirón en Piscis nos pondrá en directo contacto con el dolor de ser humano. Con la toma de consciencia de lo magnífico y lo limitante de nuestra humanidad. Neptuno a su vez, nos confrontará con el resultado de nuestras creencias y lo que llamamos religión, y el efecto que esto tiene en nuestro entendimiento de la vida. Realmente debemos comprender la división entre lo divino y lo humano y la importancia de abrazar los dos conceptos para poder ser felices.

Toda religión o ideología que tienda a separar estos dos conceptos deberá ser questionada. Esto no nos ha causado más que dolor y el eterno anhelo de dejar nuestro humanidad para convertirnos en seres divinos.

Pero es que el paso por la vida es debido a nuestra humanidad y es a través de ella que nuestra imaginación nos puede llevar a donde queramos.

La aceptación de nuestra humanidad y nuestra sombra o lado oscuro o bestia, como me gusta llamarle a mi, nos permite sentirnos completos en aceptación y humildad. Libres para vivir en nuestra parte divina y comprender que todo lo humano es común a todos. Es decir, es precisamente en nuestra humanidad donde aprendemos que todos somos UNO.

Estos conceptos se harán cada vez más evidentes en nuestra vida cotidiana a medida que Quirón y Neptuno comienzan su viaje por el último signo del zodíaco.

Nadie que está vivo ha experimentado a Neptuno en Piscis, pero Quirón estuvo en Piscis hace 51 años, todos aquellos que tengan esta edad, estarán pasando el retorno de Quirón, punto alquémico importantísimo en el proceso de nuestro desarrollo, sobre todo por que sólo ocurre una vez en la vida, a no ser que vivamos más de 100 años. Es al principio de los 50 años cuando de alguna forma nos vemos forzados a comenzar a aceptar nuestra humanidad en el comienzo del proceso de envejecimiento. Es en este retorno cuando confrontamos nuestra herida cara a cara y debemos urgar en ella para poder curar.

La física cuántica propone que no hay fenómeno alguno sin el observador, es decir si no estamos aquí para vivirlo, no existe. Esto, de alguna forma, nos dice que sin este cuerpo que lleva lo que llamamos alma, no habría alma alguna. El concepto de MENTE es muy amplio y se puede ver desde muchas dimensiones.

Para los orientales Mente es casi una mala palabra, pero sin mente no estaría yo escribiendo estas palabras.

 

Sí es cierto que una buena horita o media hora cada mañana de meditación nos ayuda a vivir mejor, casi diría yo media hora de meditación y media hora de contacto con la Naturaleza, aunque sea un paseíto por un parque, nos ayuda a redordar lo que es importante y la vitalidad de vivir en el momento presente.

Quirón curaba con hierbas, curaba enseñando a vivir en paz con uno mismo, haciéndonos cargo de esa herida, que muchas veces parece una realidad pero no es más que una ilusión de una separación que puede o no haber ocurrido.

Quirón en Piscis nos traerá a la consciencia nuestras creencias y lo que hacemos por ellas. Aún en el mártir hay una arrogancia y una omnipotencia que nos acerca a una falsa conexión con Dios.

Es a través de este pequeño cuerpo que se mueve entre las órbitas de Saturno (el orden, lo establecido) Y Urano, (la independencia y la libertad) que aprendemos a encontrar un lugar de balance y autenticidad. Es Quirón quien nos conecta con esto dos extremos y sirve de puente entre los dos.

Quirón y Neptuno en Piscis nos enseñarán a comprender la compasión y a tomar responsabilidad por la herida del mundo.