Algunas palabras sobre el “Amor” y la Astrología.

fall-in-love-spells4Una de las preguntas más comunes en la consulta es: ” Voy a encontrar a alguien?, Me voy a enamorar?”

Que es lo que realmente estamos preguntando cuando hacemos una pregunta así? 1.-Queremos saber si nos vamos a enamorar?  2.-si vamos a encontrar pareja? 3.- o si la magia va a volver a nuestras vidas?

Aunque estas tres preguntas parezcan la misma pregunta, por supuesto que no lo son. Quizás la 1 y la 3 son más parecidas, en su contenido inconsciente, pero la 2, no tiene nada que ver con las otras dos.

El proceso del enamoramiento, desafortunadamente no tiene nada que ver con “encontrar pareja”. A veces, muy pocas, sirve de preludio para una pareja o lleva a la pareja, pero definitivamente, no siempre. Es un proceso aparte que sí tiene que ver mucho con Venus-Neptuno.

En cambio “la pareja”,  la relación estable a  largo plazo, aquella con la que pagamos la hipoteca y las cuentas de la electricidad y el gas, con quien tenemos hijos, tiene mucho más que ver con Venus-Saturno.

La nº 1 no requiere trabajo alguno, simplemente “nos pasa”, como si hubiésemos tomado una pócima mágica, en cambio la nº 2, requiere tiempo, paciencia, mucho amor, aceptación y trabajo duro, una decisión consciente de embarcarse por ese camino.

La primera, “el enamoramiento”, nos aleja de la realidad, la segunda, la pareja, nos trae a la realidad. Para poder enamorarnos debemos tener por lo menos 1 ojo cerrado, para la pareja, necesitamos los dos bien abiertos.

En cuanto al nº 3, la recuperación de la magia en nuestras vidas, tiene más que ver con una experiencia religiosa, el encuentro con algún Dios interno, y la proyección del mismo sobre alguna persona, de quien nos enamoramos. Por tanto, tanto la nº1 como la nº 3, están relacionadas.

Todos conocemos parejas que no han empezado por el enamoramiento, quizás a través de una amistad, que luego por compatibilidad de caracteres se convierte en algo más; matrimonios arreglados (como hacen los hindúes); etc. Muchas de este tipo de parejas funcionan perfectamente y nunca pasaron por el proceso del enamoramiento. Por el contrario, todos conocemos también gente que vive de enamoramiento  en enamoramiento y nunca forman pareja.

Por tanto estos son dos procesos muy diferentes y deberíamos aprender a diferenciarlos antes de preguntar: “Voy a encontrar a alguien?” La pregunta sería: “alguien para qué?

El amor romántico, llega cuando menos nos lo esperamos, a menudo en tránsitos de Neptuno a Venus o también de Urano a Venus, o Plutón a Venus. los tres tránsitos tienen características diferentes, pero los tres pueden provocar un enamoramiento.

Cuando Neptuno se entrelaza con Venus por tránsito, podemos encontrar nuestra alma gemela, ese ser, con quien no necesitamos ni hablar, pues sentimos exactamente igual. Con él o con ella, nos iremos a Neptuno a través de Venus: “el amor” soñado, a menudo con alguien inalcanzable, varias veces sin sexo, los amores platónicos, es como si la conexión es tal, que todo contacto físico hasta podría arruinarlo. Este es el verdadero amor que antaño llamábamos “hacer la corte”. Romeo y Julieta, Tristán e Isolda. El enamoramiento puede ser de un actor o actriz de películas, el maestro de la clase, la hija del amigo, el coreógrafo, el artista, el borracho que necesita que lo salven, el drogadicto que pide ayuda, el músico. Este tipo de amor, trae consigo una especie de sacrificio y sufrimientos que nos conecta con nuestra necesidad de perdernos en el dolor del otro/a. El sólo contacto con el ser amado, nos hace olvidar quien somos, nuestra realidad, nada más parece importar que ese trance en el que entramos ante la pura presencia del otro. El dolor del otro es el nuestro. Su alma herida, nuestra para curar. Esta es una de las borracheras emocionales más fuertes de la cual nos cuesta despertar. Pocas veces se hablan las cosas claramente, todo parece ocurrir en un nivel de consciencia aparte. Y decimos: “es que no necesito que me diga nada, pues sé como siente, lo veo en sus ojos, en sus suspiros”

Este tipo de amor nos hace olvidar nuestra moralidad, nuestros valores más vitales, lo único que importa es esa mágica conexión que el otro/a, que nos lleva a sentirnos en contacto con nuestra parte divina. En este tipo de enamoramiento raramente vemos la persona que tenemos  frente a nosotros, sino a una proyección de nuestra alma. Raramente vemos al hombre o la mujer en toda su humanidad, de quien creemos estar enamorados. Ella es el ideal femenino del hombre y él es el ideal masculino de la mujer. Este es el enamoramiento con quien aprenderemos a enamorarnos de nosotros mismos. Este es el artista (a menudo) que parece sacrificarlo todo por su pasión, ayudándonos a encontrar dentro nuestro una pasión similar.

Aunque esta última parte sea común a todos los enamoramientos, con Urano ocurre algo diferente. Cuando a través del “amor” nos trasladamos a Urano, nos encontramos con todo aquello que nos gustaría ser y por algún motivo (normalmente nuestro acondicionamiento cultural o/y familiar) no podemos. Nos encontramos con el rebelde, el excéntrico, el que pasa de las reglas y las leyes, el que se anima a hacer o decir aquellas cosas que nosotros no podríamos hacer ni decir nunca, por más que lo deseemos. Urano nos enseña a ser independientes, pues la persona de quien nos enamoramos es interesante, aventurero, mágico, pero no quiere comprometerse, ya sea por que está casado, viaja mucho, es “gay”, está muy dedicado a lo que hace y eso le lleva la mayor parte del tiempo, o simplemente no le interesa hacer lo que hacen los demás,  por que es diferente. Urano es desafiante, auténtico, atrevido y por sobretodos las cosas, bastante raro, no podemos comprenderlo muy bien. Siempre se va, aún cuando más lo necesitamos. Respeta nuestro espacio y libertad quizás demasiado y nunca nos pregunta donde hemos estado ni con quién. Simplemente parece que no están muy interesados. Y si les reclamamos que nunca nos dice que nos quiere, simplemente contestan:  “pues si no te quisiera, nos estaría aquí”. Es con este enamoramiento que aprenderemos a ser realmente independiente y comprender que el amor no tiene que estar encendido 24-7. Es decir 7 días a la semana, 24 horas al día.

Esta última frase aplica al enamoramiento bajo la influencia de Plutón. Éste sí que necesita estar conectado 24-7. Al trasladarnos al mundo de Hades a través de enamoramiento, reactivamos el mito de Persefone (nosotras) y el de Orfeo (ellos).

Las mujeres nos convertimos en Persefone o Innana, nos encontramos con nuestra Medusa interna y los hombres se convierten en Orfeo, en Bestia, (de la Bella y la Bestia), en el mismo Hades. Este es un viaje y un enamoramiento completamente diferente a los dos anteriores, donde la lección es que hagamos lo que hagamos, sintamos lo que sintamos, no podemos hacer que alguien se enamore de nosotros, y mucho menos que se quede. Aprender a separarse, a que todo tiene un final, que todo aquello que no se transforma muere, todas ellas son lecciones Plutonianas. La parte sexual, en este tipo de enamoramiento es completamente mágica y carnal, no como con Neptuno, y además vital en la relación. Este es el típico amor de la novela de E.L. James “50 sombras de Grey”. Mágica? si lo puede ser al principio, pero cuando comenzamos a descender hacia el Submundo, la magia se convierte en pesadilla emocional, cuando el otro/a no parece hacer lo que queremos que haga. Los celos, la venganza, la manipulación emocional, la lucha hasta la muerte, son ingredientes de este tipo de enamoramiento, que nos lleva hasta lo más profundo de nuestro ser y a aprender a perder. Nos guste o no .

En en amor bajo Saturno, tenemos claro desde el principio, al menos, que el otro/a no es un ser solo, un alma que se puso en nuestro camino, solo para nuestro beneficio o desgracia, sino que tiene una familia, padres, abuelos, un acondicionamiento cultural  y familiar, con el que nos tendremos que confrontar si queremos vivir con él/ella. Si queremos vivir juntos, deberemos  compartir renta o hipoteca,  tener hijos y enviarlos al colegio, canguros, abuelos y padres que nos ayuden. También entran en consideración el estatus social de cada uno, a qué está acostumbrado cada uno, que comen, que coche conducen, fuman, no fuman, son vegetarianos, están contentos en su trabajo, tienen trabajo, etc. Ninguno de estos puntos parecen importar en los tres primeros enamoramientos.

Por tanto cuando vienes a una consulta astrológica y quieres saber si vas a “encontrar a alguien”, piensa primero, cuál de estas opciones es la que estás deseando?.

NEPTUNO EN PISCIS- parte 1

Finalmente Neptuno entra en su propio signo, por segunda vez desde que fué descubierto el 23 de Septiembre de 1846, cuando se encontraba en los últimos grados de Acuario.

Al siguiente año, en Abril de 1847, Neptuno entraba en Piscis, signo que pasó a regir. Antes de su descubrimiento, era Jupiter que regía Piscis y aunque Jupiter y Piscis tienen puntos en común, es Neptuno que realmente parece representar a este signo de los dos peces nadando en dirección opuesta.

El 4 de Abril 2011, Neptuno entró en Piscis otra vez, por primera vez en nuestras vidas y estará en este signo hasta el 26 de Enero del 2026, o sea, una gran parte de nuestras vidas.

De lo que recordamos de Neptuno en su pasaje por los demás signos, los que estamos vivos, Neptuno estuvo en Libra en mi generación y la anterior a la mía,  nacida al final de los 40s y principio de los 50s, que fuimos la generación “hippie”, que idealizó el “amor libre” y el “flower power”, las películas de Fred Astaire y Gene Kelly, los grandes romances de Hollywood. Fué cuando éramos adolescentes en los años 60 que Neptuno entraba en Escorpio y realmente nos largábamos a la liberación sexual y la Guerra de Vietnam con toda su connotación psicodélica y políticamente dudosa. Durante los años 70 mientras viajaba a través de Sagitario, fué cuando todo el mundo también viajaba más y creativamente comenzaron las películas de la saga Star War y nos lanzamos al espacio en films. Se puso de moda la India como escape “espiritual” y los Gurus tomaron la palabra. La moda convirtió a las mujeres en Amazonas con las altas botas y leggins y túnicas o camisas largas parecidas a la de los Mosqueteros.

Durante la segunda parte de los 80 y los 90, Neptuno viajaba por Capricornio y la moda de las grandes hombreras y los trajes de chaqueta y corbata para mujeres, abundaban. La fantasía del capitalismo cobró aún más auge, con todo el mundo queriendo comprar su propiedad y ser CEO en alguna compañía importante. Las hipotecas las regalaban. Los padres mandaban a sus hijos a estudiar Marketing y Business Studies. Muchos de ellos hoy están sin trabajo.

Pero fué al final de los noventa y principio de los 2000 que Neptuno entraba en Acuario y con la coincidencia de Urano en Piscis, que la Internet cobró auge y las relaciones humanas se transformaron para siempre. La combinación de estos dos planetas en recepción mutua (Neptuno en el signo de Urano, y Urano en el signo regido por Neptuno) que las redes sociales comenzaron: Facebook, Messenger, etc. Los “smartphones” como Blackberry, entraron en el mercado y todos podemos comunicarnos de inmediato y sentirnos UNO a través dela tecnología. La moda nos convirtió a todos en iguales. Las grandes tiendas como Zara, Mango, etc, trajeron al mercado ropa que todos podemos comprar y se parecen mucho a las grandes marcas. Las copias de las grandes marcas se convirtieron en algo cotidiano. Todo el mundo andaba con un bolso Louis Vuiton, sólo que no eran los auténticos. China se convirtió el taller del mundo y todo era posible copiarse allí. ya no sabemos si estamos comprando la verdadera calidad o una simple copia. La típica confusión Neptuniana. Tanto las estrellas de Hollywood como los reyes y reinas pasaron a vestir con “jeans” y camisetas o a llevar un tatuaje.

Neptune es un planeta usualmente conectado con la vida espiritual, la creatividad, el romance, la fantasía, los sueños y la imaginación.Y ese es uno de los peces que lo representan. Pero siempre parece que olvidamos el otro pez, el lado conectado al Dios Dionisio, arquetipo del bebedor, adicto, tramposo, deshonesto, loco.

Individualmente cuando estamos bajo un aspecto de Neptuno, es verdad que podemos enamorarnos, pero eso no quiere decir que hemos encontrado el Amor.

Los enamoramientos Neptunianos raramente duran más que el tránsito de Neptuno, o sea 2 o 3 años.

En cambio podemos encontrarnos con alguien que nos estafa, nos roba, nos vuelve locos, con el adicto, el alcohólico. Puede ser un período de un brote psicótico, de una gran depresión, un largo período entrando y saliendo de hospitales, el cáncer, enfermedades que la medicina no tiene ni un nombre para ellas, etc.

Pero tanto Neptuno como Piscis nos conectan con la idea de que todos estamos conectados y todos somos UNO. Hoy, en su oposición a Júpiter en Leo y ahora en Virgo, nos confrontamos con la desaparición de las fronteras y el éxodo de gente de los países en guerra, lanzándose a su posible muerte con tal de llegar a la tierra que creen los refugiará, Europa. La catástrofe en Mar Mediterráneo convertido en una gran tumba, me confirma que Neptuno está en Piscis, y que somos todos no sólo los políticos que debemos implicarnos en ayudar a esta gente, pues mañana nos puede pasar a nosotros, como ya le pasó a Europa no hace muchos años que obligó a la mitad de Europa a escapar a América.

Cada vez más y gracias a la tecnología, esto se está acentuando. Es decir, hoy en día, todos nos enteramos de lo que está pasando en el resto del planeta, en todo momento. Cuando el terremoto de Japón, vimos el Tsunami en vivo, padeciendo junto a los japoneses su terrible pérdida.

Cada vez tomamos más consciencia del sufrimiento del mundo. Cada vez hay más ongs de ayuda a diferentes grupos de afectados por diferentes desgracias.

Cada vez nos involucramos más, nos guste o no. Y aunque todavía andan por allí los que piensan que reciclar es una chorrada, o una pérdida de tiempo, cada vez somos más los que lo hacemos y los que piensen que en su país no se puede recibir a esta gente desesperada por Vida y Tranquilidad, deben pensar otra vez.

Twitter ha permitido que todo el mundo tenga una voz. Todos podemos escribir lo que pensamos tanto en Twitter como en Facebook. y la Internet.

Se puede hablar por Skype, gratis!!! Bueno, casi gratis. Tenemos Whatsaap, Facebook, Twitter, etc.

Pero el verdadero sentido de igualdad viene también del hecho que si pensamos en la casa 12, de la carta astral, la que corresponde a Neptuno y a Piscis, ese portal al inconsciente colectivo, a las memorias conscientemente olvidadas, pero que existen en nuestro ADN y en nuestro inconsciente. Es allí que podemos conectar con todo lo que existió antes que nosotros y es allí donde podemos darnos cuentas que en el fondo todos somos UNO, a pesar de nuestras diferencias. Todos tenemos 1 madre y 1 padre, 4 abuelos, 8 bisabuelos 16 tatarabuelos, y 32, y 48 y 96, ttttttt…….abuelos y si seguimos hacia atrás nuestra conexión se hace más evidente.

Cada vez más nos mezclamos las diferentes razas y esto hace que nuestras memorias ancestrales se entrelacen y inter-conecten hasta el infinito, hasta llegar a aquellos comienzos en África.

Habéis visto alguna vez un mapa del ADN en el mundo? Buscar en la internet, os sorprenderá.

A través de las migraciones y los casamientos entre diferentes razas hoy en día podemos encontrar conexiones de ADN por todo el mundo y por ende, memorias celulares comunes a muchos.

Esto nos enseña que en el fondo, todos somos iguales y probablemente todos venimos del mismo lugar.

La toma de consciencia que Neptuno en Piscis propone, se aleja del ideal consumista e imperialista de las décadas pasadas. Ya no podemos ignorara más que las mujeres y los niños siguen siendo usados como esclavos sexuales, que hay millones de nosotros desempleados, sin agua potable, en absoluta pobreza, en países geográficamente ricos, como Argentina. Mujeres maltratadas y hombres desesperados porque no tienen nada que ofrecer a sus hijos y sus familias.

Neptuno en Piscis nos hará olvidar de la fantasía de las grandes fortunas hechas en un año. Todos vamos a tomar consciencia de que TODOS estamos en el mismo barco y que si no ponemos el hombro TODOS, esta fiesta puede terminarse rápido y nos podemos convertir en otro migrante a otra tierra más segura.

Todo alemán vivo hoy, tiene memorias de la matanza de 6 millones de judíos, todo español vivo hoy, tiene memorias celulares de la Guerra Civil, pues todos los abuelos y abuelas de España lo vivieron. Y así, cada país, cada ciudadano de cada país tiene memorias del dolor, la pérdida y la muerte de sus antepasados, conocidos o no.

La conexión con el dolor ancestral, la toma de consciencia que nuestras pequeñas depresiones y ansiedades están conectadas a estas memorias ancestrales, es un tema de Neptuno en Piscis. Conectar con el dolor colectivo es un tema Neptuniano.

Si nos dejamos de tomar tantas pastillas, para levantarnos, para dormir, para la ansiedad, para los nervios y conectamos con el dolor, quizá podamos comprender mejor nuestra mortalidad, nuestra vulnerabilidad, nuestras limitaciones y vivir más en paz con todo ello, en vez de vivir amenazados por ello.

El usar nuestra creatividad y nuestros talentos para el bien de la humanidad es otro de los temas de Neptuno en Piscis.

La conexión con la Fuente o con eso que llamamos Dios, es un tema humano. Neptuno en Piscis nos ayudará a encontrar el eslabón perdido. Aquel que nos hace comprender que tanto Dios como los Dioses y Dioses viven en nosotros y re-encontrarnos con ello, nos enseñará a vivir más felices y menos divididos.