2do Solsticio de Invierno y de Verano y “Adiós” al 2016

Pues aquí estamos en el segundo y último solsticio del año 2016. Para el Hemisferio Norte, el inicio del Invierno y para el Hemisferio Sur, el comienzo del verano.

Terminamos con “otro camión” asesino, esta vez en Alemania, que ha abierto sus puertas a los refugiados de Siria y parte de África. Aunque no se sabe quien ha perpetuado tal acción, todos somos rápidos en asumir que el asesino, pues eso es lo que es, el que conducía el camión, emerge de esos que el país ha dejado entrar. Aunque en realidad no lo sabemos. Uno se pregunta qué puede rondar la mente de un joven, que seguramente es el perpetrador de tal acción, al subirse a un camión y lanzarse sobre otros Humanos. Venganza? ideología religiosa?

Astrológicamente sí sabemos que estamos una vez más en medio de una T- cuadrada en signos cardinales, con Plutón, aún en Capricornio, Júpiter en Libra y Urano en Aries. (La anterior fué en 2010-2011, cuando comenzó la Primavera Árabe). Completan el cuadro un Trígono de Saturno a Urano que viaja en este momento alineado con Eris y Ceres. Es curioso que siendo Eris, “la no invitada”, la que causó la guerra de Troya, que terminó con la destrucción de esa cultura, después de 10 años de conflicto con los griegos. Cuesta creer que a pesar de haber sido “invitados” a entrar en Alemania, donde se les enseña alemán y se les da cobijo, alguien decida realizar tal acción para Navidad. Pero el tema de “sentirse incluido”, “ser parte de”, “pertenecer a”, son todos temas Cancerianos, que es la pata que falta en esta T-cuadrada. Quizás el tema del “patriotismo”, que nos hace sentir tan orgullosos de ese lugar donde hemos crecido y nos dá tal sentido de identidad, de pertenencia, a un país, a una cultura, a una región, es lo que deberíamos examinar. Si pudiésemos elevarnos y mirar el mapa del mundo, sin las separaciones políticas, sólo veríamos un hermoso planeta, lleno de verde y azul. Los Humanos, antes de dividirnos en culturas y naciones, somos la única raza que vive en este planeta, enriquecidos por nuestras particulares culturas, que tienen mucho que ver con la Naturaleza, y el clima de la parte del mundo de donde venimos, mucho antes que las banderas, y las naciones. El mundo existió mucho antes que nos dividiésemos en naciones y se han forjado con muchas guerras y muertes masivas. Todo por defender “nuestra” forma de vida, nuestra forma de comer, de divertirnos, de celebrar. Todo aquello que nos enriquece como especie, lo usamos para dividirnos, para matar y  para morir por ello.

Como recordatorio en 2001 cuando cayeron las Torres Gemelas, Saturno en Géminis oponía Plutón en Sagitario. En el 2010-2011 Saturno en Libra formaba un cuadratura a Plutón en Capricornio y una oposición a Urano ya en Aries acompañado por Júpiter en Aries, cuando también el signo de la pata de la gran cruz que faltaba era Cáncer. En 2020 Saturno en Capricornio formará una conjunción a Plutón en Capricornio, iniciando un nuevo ciclo de estos dos planetas. La última vez que estos dos formaron una conjunción fué en los años 80 en el signo de Libra, en el 82 para ser más exacta, por tanto ahora formarán una cuadratura a esa otra conjunción, prácticamente en los mismos grados 24º-28º. Si estabas vivo, recuerdas que pasaba en tu vida entonces?.Aquellos nacidos en esos años, cuando había una gran conglomeración de planetas en Libra ahora tienen una oportunidad de realmente cambiar sus vidas y de dirigirlas hacia lugares más en línea con los deseos sus almas. La palabra cambio que tanto aterroriza a muchos, significa una nueva oportunidad de reajuste. Una nueva oportunidad para el alma para alinearse con sus deseos y necesidades más profundas.

En vez de celebrar nuestras diferencias, nos matamos por ellas. Las religiones que en teoría deberían unirnos, ya que la palabra religión, viene del verbo “religar” que significa, “unir”. Entonces? Sólo nos queda la excusa de la sobrevivencia. Si todos viviésemos en los mismos lugares, donde hay más recursos naturales, por ejemplo, entonces acabaríamos con ellos mucho antes, y como consecuencia, terminaríamos matándonos entre nosotros, por lo mismo. Recordando lo que pasó en Sudamérica, donde la población indígena prácticamente fue eliminada por los conquistadores, o relegados a pequeños territorios, antes de que los invasores tengan tiempo de enriquecerse de la cultura de los aborígenes, de su extraordinario contacto con el entorno, en su desesperada ambición de encontrar más recursos naturales con qué enriquecerse. Con ello perdimos nuestra capacidad de conectar con todo lo que nos rodea, con la Naturaleza, con el alma de los animales, del árbol, de los ríos, como lo hacían y hacen estas tribus del Norte y Sur de nuestro planeta. El chamanismo nos re-conecta con ello, si sabemos escuchar y sentir que realmente  somos parte de todo lo que nos rodea y si herimos el árbol  o matamos elefantes por su marfil, sólo nos estamos hiriendo a nosotros mismos. Ya estamos en el 2016  pero parece que seguimos sin encontrar una solución a estos temas que sólo nos llevan a matarnos entre nosotros y alejarnos de nuestra propia naturaleza sabia, dando rienda suelta sólo a la Bestia que busca desesperadamente sobrevivir .

Por tanto propongo una profunda meditación en este Solsticio, el último del año, hacia el reencuentro con el “alma mundi”, con todo aquellos que nos une, con lo magnífico de nuestro planeta, primero que nada  y con nuestras diferencias,  nuestras creencias, que sólo nos enriquecen, pues la única verdad es que ninguno de nosotros en este planeta, sabemos qué estamos haciendo aquí, de donde salimos, hacia donde vamos y cuanto nos queda. En esa precariedad de existencia, debemos encontrar significado a nuestro cada día, y por sobre todo vivirlo con amor y paciencia y respetando este Misterio, que sólo nos hace buscar incesantemente por significado, por explicaciones, con diferentes métodos, técnicas, para poder así dar algún tipo de explicación a esto que llamamos Vida. Ninguno de nosotros tenemos La Verdad absoluta sobre el origen de Vida y la razón por la cual estamos aquí, en este extraordinario planeta que llamamos Hogar. El único HOGAR, que tenemos. Resulta curioso que defendiendo nuestras fronteras, de la pequeña región que llamamos “nuestro país”, sigamos perjudicando el Planeta. Defendemos el barrio y nos cargamos Nuestro Hogar. Cuanto más seguimos desconectados de la Naturaleza  y más unidos a la Bestia interna, desde la ignorancia, menos posibilidades tenemos de valorar la Belleza de este entorno en el que nos ha tocado vivir y el privilegio de estar vivo, aunque sea por un instante.

Aprovecho para enviaros a todos aquellos que se toman el tiempo de compartir conmigo sus vivencias y de leer mis desvaríos astrológicos que siempre expongo desde el más profundo respeto y amor por esta ciencia, estudio de la cual, tanta riqueza espiritual ha traído y trae a mi vida, el más sincero saludo para Navidad y Año Nuevo, con la Fé de que poco a poco iremos reflexionando sobre nuestro Rol en toda esta experiencia que llamamos Vida, en busca de eso que llamamos Hogar, en esa búsqueda Canceriana que a veces nos hace olvidar que nuestro Hogar, el de todos nosotros ES la faz de la Tierra, ES justamente este planeta, mejor dicho, este maravilloso planeta, en el cual todos tenemos el privilegio de vivir.

 

SOLSTICIO en Cáncer – Junio 20-21 y la LUNA LLENA en Capricornio – Junio 23

Solsticio en CáncerCada año entre el 20 y el 21 de Junio, el Sol entra en Cáncer que coincide con el solsticio de Verano en el Hemisferio Norte y el de Invierno en el Hemisferio Sur. Esto ocurre cuando el eje de la Tierra, ya sea en uno u otro hemisferio está más inclinado hacia el Sol, en el caso de los solsticios de Verano, que para el Sur es alrededor del 21 al 23 de Diciembre.. En nuestro (la Tierra) caso, la inclinación es de un Máximo de 23º 26′.

A través de la historia muchos rituales y festivales se han organizado para celebrar tal evento Cósmico.

Si miramos la carta de este solsticio de Invierno para el Sur y de Verano para el Norte, vemos que el Sol se encuentra rodeado de Júpiter a punto de entrar en Cáncer  a unos 28º de Géminis y a Lilith a unos 6º de Cáncer. Todo formando un extraordinario Gran Trígono a Saturno en Escorpio y Neptuno en Piscis, pero por supuesto que de camino a la oposición con Plutón en Capricornio. Todos podemos sentir esta oposición cuando conectamos con el sentimiento que las cosas necesitan cambiar mucho más, sobre todo cuando pensamos en las instituciones que nos gobiernan y manejan nuestras finanzas y nuestra educación. EL tránsito de Plutón en Capricornio, nos ha confrontado con ello elocuentemente y continua haciéndolo. Pero este Gran Trígono además de ofrecernos la oportunidad de ver con claridad y paciencia las diferentes formas en las podemos  colaborar con los cambios, trae aires de optimismo, que muchos necesitamos.  Cuando se entra en la visión negativa de cada grupo tribal, como me gusta llamarlo, es posible caer en una actitud negativa, de una queja larga, sin resolución y que sólo victimiza.

El gran Trígono nos recuerda que hay muchas cosas que podemos hacer desde nuestro minúsculo espacio, al simplemente tomar la decisión de cambiar nosotros mismos. Si pensamos en las ondas como se expanden en el agua, podemos relacionarlo con el efecto que tendrá dentro de la tribu (comunidad) a la que pertenecemos el pequeño cambio que hagamos cada uno de nosotros, como si tirásemos una piedra en un lago.

Mercurio-Venus y Vesta forman una cuadratura a Eris, y de alguna forma el efecto se sentirá en la forma que nos relacionamos a los demás, recordándonos que debemos asegurarnos de no decir cosas que puedan herir los sentimientos de los demás, especialmente aquellos que nos aman  y tomar consciencia de que la libertad del otro, es tan importante como la nuestra. Hay momentos en las relaciones personales que la vida nos lleva por diferentes experiencias y situaciones y se necesita mucho amor y  dedicación para poder sobrevivir esos momentos y crecer  espiritualmente con ellos.

La Luna en los últimos grados de Escorpio forma también un trígono a Vesta y Ceres, por tanto las relaciones entre madres e hijas pueden pasar momentos de curación y crecimiento, donde el respeto por el espacio y las necesidades de la otra es vital. Esta es una gran oportunidad para algunas madres, sobre todos con hijos/as adolescentes, de retornar a las tareas individuales y/o profesionales, para que el rol de Madre no las agobie, aprendiendo a guardar siempre un tiempo para celebrar a Vesta con su sentido de independencia e individualidad, y aún así manteniendo el fuego del hogar  ardiendo. El hecho de que Vesta sea una Diosa virgen y céliba y aún así la encargada de mantener vivo el “hogar”, es una maravillosa alegoría de la multiplicidad de lo femenino.

El 23, por tanto su efecto se siente a partir del Solsticio, tenemos la Luna Llena en Capricornio.Esta Luna y su dualidad entre Cáncer (el Sol junto a Júpiter en Geminis) y Capricornio (la Luna junto a Plutón) parece reforzar la idea expresada en el Solsticio y la necesidad de balancear aún más lo masculino y lo patriarcal, con lo femenino y lo matriacal. Con la fuerza de Saturno en Escorpio, muchos casos de violación ocurridos en los últimos 40 o 50 años se han visto reivindicados, en muchos casos en diferentes cortes de justicia en el mundo entero. Muchos hombres han encontrado la fuerza de la ley, por violaciones y asesinatos a mujeres,  ocurridos hace muchos años. Stuart Hall, con sus 85 años, una personalidad de la televisión inglesa de los años 60-70 y 80, justo para su retorno de Urano, va a la cárcel a partir de hoy. Adrian Bailey fue encarcelado para toda su vida en Australia, por la violación y asesinato de una turista inglesa hace unos años. Esto sólo por mencionar algunos.

El abuso de poder es un tema con esta Luna Llena, llevados a todos los niveles. La Luna con Plutón en Capricornio nos habla del abuso físico y emocional de poder y la reacción que ello provoca. El Sol con Júpiter nos evoca la necesidad de aplicar la Ley en los casos de abuso tanto físico como emocional. Pero la pregunta aquí es, como es posible que estas cosas continúen ocurriendo, en estos tiempos? Como es posible que nuestras relaciones personales estén plagadas de esta necesidad de dominar al otro? Como es posible de que en vez de aprender la lección de Libra, de colaboración y armonía dentro de nuestras relaciones, caigamos siempre en esta guerra campal que destruye nuestros sentimientos y nuestras mejores intenciones? Por más que lo intentamos no parecemos estar muy lejos de la selva, emocionalmente. Y hasta que no nos preguntemos “para qué?” y encontremos algún tipo de respuesta, continuaremos haciéndolo. Si seguimos habitando la selva emocional, entonces todo es por sobrevivir, a costa de lo que sea, y que evocación de Plutón es esto! Es aquí cuando nos encontramos con la necesidad evolutiva de este planeta, sobrevivir, por encima de todo y de la falta de “maldad” en estas acciones. La necesidad de sobrevivir no va cargada de maldad, simplemente es la lucha por la sobrevivencia. Si pudiésemos aprender que el sobrevivir no significa sólo dominar al otro, quizás…. Pero, es posible sobrevivir sin poder controlar al otro? Deberíamos preguntárselo a los salmones que mueren a diario en las garras de osos, o a las gacelas en manos de leones. O de mujeres en ciertos países que son violadas por depredadores que se encuentran por doquier.

Usemos la energía de esta luna para pensar y deliberar sobre estos temas. Por supuesto que no ubico aquí a la mujer como la víctima siempre, por que nosotras también tenemos nuestras armas para dominar. Pero ante el dominio y el poderío físico, del hombre, la mujer debe encontrar otras armas para defenderse.

Es posible entregarse al amor, sin defensas ni artimañas sin temor al abandono, lo que a veces en nuestra memoria ancestral, relacionamos con la muerte? Es posible amar sin condiciones, ni necesidad de dominio sobre el otro? Esta Luna Llena activa la cruz cardinal, que envuelve Aries-Libra, Cáncer-Capricornio. La Luna en conjunción a Plutón nos pone estos temas sobre la mesa y el Sol en conjunción a Júpiter nos propone dejar ir de ideas anticuadas y dañinas en la forma en que nos relacionamos, abriendo puertas a la posibilidad de incorporar nuevos arquetipos en nuestras familias y relaciones personales. Júpiter entra en Cáncer unas horas después que la luna llega a su pico, delineando un nuevo camino en nuestro acercamiento a la forma en que llevamos nuestras familias y nuestras relaciones de pareja. Nuestro concepto de hogar, podría beneficiarse con una limpieza profunda de Verano o Invierno, cual sea el Hemisferio en el que te encuentras y dejar espacio para nuevas ideas y conceptos que nos ayuden a encontrar un forma de sobrevivencia emocional que no signifique la destrucción del otro.

La mirada hacia nuestro interior es indispensable .